• Marcelo Aguirre

Mindfulness para la vida cotidiana

El término inglés Mindfulness se refiere a la atención intencional de la mente al momento presente, con asombro y aceptación. Ha sido traducido en nuestra lengua como 'atención plena' o 'consciencia plena'. Se trata de una práctica de origen muy antiguo. En las tradiciones del Budismo y el Yoga, se la conoce como meditación vipassana, término que significa 'visión clara'; la práctica consiste en la observación del momento presente, con suspensión de juicio, sin apego (Dhiravamsa, 2002).

En una clínica dependiente de la Universidad de Massachussets, en 1978, Jon Kabat-Zinn aplicó, por primera vez, la meditación de la atención plena o Mindfulness, en un programa de ocho semanas, destinado a la reducción del estrés de pacientes que sufrían dolor crónico. Desde entonces y hasta nuestros días, la práctica del Mindfulness se ha extendido notablemente en el ámbito de la psicoterapia, mostrando una notable eficacia, no sólo en la reducción de la ansiedad y el estrés, sino también en el tratamiento de diversos trastornos (Moñivas et al., 2012).

A continuación, les presento una selección de fragmentos referidos a la aplicación de la 'atención plena' a la vida cotidiana, pertenecientes a la obra La paz está en tu interior (2012), del monje budista zen Thich Nhat Hanh, un destacado referente mundial del Mindfulness. Me tomé la libertad de agrupar los fragmentos por ejes temáticos, a saber: acerca de la práctica en general; respecto a los tres principales grupos de emociones disfuncionales ─ansiedad, depresión, ira─ en los que el mindfulness ha demostrado alta eficacia; y respecto al cultivo de la compasión.


Acerca de la práctica de la meditación en general

Practicar meditación significa ejercitar un sentido de la observación y la contemplación profundos. Así pues, mediante la práctica del Mindfulness te entrenas para calmar las emociones y pensamientos perturbadores cuando se manifiesten. Así, puedes equilibrar tu cuerpo y tu mente y evitar crear conflictos en tu interior y con tus seres queridos y los demás. [...]
Al respirar conscientemente, sabemos que los acontecimientos que se desarrollan en esas 'películas mentales' del pasado no son reales, y el mero hecho de recordar que los contenidos mentales son sólo pensamientos, desactiva su poder, ya no pueden controlarnos. Es como cuando volamos en avión: cuando se atraviesan turbulencias intensas, el cinturón de seguridad impide que salgamos disparados por la cabina. La respiración consciente es nuestro cinturón de seguridad en la vida cotidiana: nos mantiene a salvo aquí, en el instante presente. Si sabes cómo respirar, cómo sentarte tranquilamente y en silencio, cómo practicar la meditación andando, entonces dispones de cinturón de seguridad y estás siempre a salvo. Eres libre de estar aquí, en contacto con la vida, sin que te manipulen los pensamientos de acontecimientos que pasaron y concluyeron. [...]
Éste es el milagro de la concentración y la 'atención plena': en todo momento puedes acariciar el prodigio de la vida y ser dichoso y feliz justo donde te encuentres. La 'conciencia plena' te permite reconocer todas las condiciones para la felicidad que se dan en ti y a tu alrededor, más que suficientes para hacerte dichoso. Cuando somos capaces de reconocer las muchas condiciones de felicidad presentes en nosotros y a nuestro alrededor, nos damos cuenta de que no necesitamos buscar la felicidad en otro lugar o esperar a que llegue en un día futuro. Esto es muy importante: saber que la felicidad es posible aquí y ahora. [...]

Mindfulness para regular las emociones negativas

Considera las emociones fuertes como una especie de tormenta. Si conocemos las técnicas de impermeabilización, saldremos intactos. Un temporal puede durar una hora, muchas horas o un día. Si dominamos la manera de calmar y estabilizar nuestra mente, atravesaremos las tormentas de la emoción con relativa facilidad. Sentado en la posición del loto o echado sobre la espalda, empieza a concentrar la respiración en el vientre. Mantén la mente en él mientras se alza con cada inspiración y desciende con cada espiración. Respira profundamente manteniendo toda la atención en el abdomen. No pienses. Deja de rumiar y concéntrate en la respiración. Cuando la tormenta azota los