top of page
  • Foto del escritorMarcelo Aguirre

¿Dónde he estado toda mi vida?



¿Quién no ha deseado alguna vez irse lejos, muy lejos, soñando encontrar en algún idílico y remoto lugar, un momento de profunda y satisfactoria paz mental? En los tiempos que corren, con tantos nuevos desafíos a los que tenemos que atender, somos nosotros mismos quienes no dejamos de correr. Si no es nuestro cuerpo el que corre de un lado a otro para cumplir con obligaciones diversas, es nuestra mente la que parece no tener ni un momento de tranquilidad y descanso. Es ahí cuando tomamos consciencia del valor inestimable de aprender a serenar nuestra mente.


La mente humana tiene una habilidad única entre los seres de la naturaleza: la capacidad de darse cuenta de lo que siente y piensa, y de observarse a sí misma en el proceso de darse cuenta. Esa habilidad es la que se entrena en la práctica de la meditación. Y en esa habilidad —observar con apertura, sin dejarnos arrastrar ni quedar atrapados en los contenidos de nuestra mente—, allí es donde radica la serenidad que tanto aspiramos a alcanzar.


Serenar la mente no implica aspirar a eliminar todos nuestros pensamientos nocivos y emociones incómodas, sino más bien, como nos enseñan los enfoques contextuales como el Mindfulness y ACT, cultivar una mente serena requiere aprender un nuevo modo de relacionarnos con los contenidos mentales. Esto es, aprender a posicionarnos internamente en el rol del observador. El observador interno es una parte de la mente que no se reduce ni se identifica con sus contenidos, como sensaciones, pensamientos, emociones... sino que puede tomar distancia de ellos, observarlos como lo que son, contenidos y productos de nuestra mente.


Si no entrenamos nuestra mente para estar 'presente' en el aquí y ahora, pocas veces hallamos paz. Incluso en un lugar solitario sin distracciones externas, nuestra mente puede sentirse saturada, desbordada, arrastrada por una avalancha de pensamientos y/o emociones. Más aún, si no ejercitamos habitualmente a nuestro observador interno, caeremos fácilmente en la trampa de identificamos con los contenidos mentales. Cuando eso ocurre, quedamos fusionados con nuestros propios relatos internos acerca de cómo somos y de por qué somos como somos, y defendemos esos relatos como si en ello estuviera en juego nuestra vida (Hayes, 2011).



Cuando incorporamos la meditación a nuestra vida cotidiana, poco a poco vamos aprendiendo a vivir más presentes, menos fusionados y arrastrados por el fluyo inagotable de nuestros pensamientos y emociones. Cuando empezamos a 'salir' de nuestra mente y a entrar más en contacto con la paz interior que surge de observar sin dejarnos arrastrar por lo que pensamos y sentimos en el momento, es entonces cuando la vida adquiere un nuevo sentido, un nuevo color y sabor:

He vivido a la vuelta de la esquina durante 15 años; y he caminado por esa calle y sus alrededores todos los días. Pero esta es la primera vez, realmente la primera vez, que 'veo' esta calle. Sé que esto suena ridículo, pero es verdad. Es la primera vez que advierto el color de las casas, de los autos estacionados en la calle, el perfume de las flores, el sonido de los pájaros. (Puddicombe, 2016)

Esa fue la experiencia de un hombre que comenzó a practicar Mindfulness, después que sintió 'tocar fondo' en su vida cotidiana, debido al estrés que sufría y a la creciente desconexión respecto de su mujer y sus hijos. Uno de ellos le llegó a decir que daba igual si su padre estaba en casa o no; al fin y al cabo, cuando estaba era como si no estuviera. Tan fusionado estaba con sus propios pensamientos, tan desconectado de la corriente de la vida.

Y con un genuino sentido de remordimiento, dijo: «¿Dónde he estado toda mi vida
¿Cuántos de nosotros vivimos nuestra vida de la misma manera? Arrastrados por recuerdos del pasado y proyectos del futuro. Tan preocupados por nuestros pensamientos que estamos completamente desconectados respecto de lo que está aconteciendo ahora mismo, olvidados de vivir la vida que se despliega a nuestro alrededor. El momento presente se siente tan ordinario que todo nos parece obvio, cuando lo que en realidad lo hace extraordinario es experimentarlo tal cual es, cosa que raramente hacemos.
Y no necesitas ir a ninguna otra parte para conseguirlo, ni hacer nada diferente para crearlo. Puedes experimentar el presente justo aquí, no importa lo que estés haciendo. (Puddicombe, 2016)

Querido lector, que por algún motivo estás leyendo estas líneas, nota que la vida te está obsequiando la oportunidad de 'darte cuenta', despertar tu observador interno, para dejar de vivir en 'piloto automático' y comenzar aquí y ahora mismo a valorar lo que tienes a tu alrededor, y a conectar con el presente, que es siempre extraordinario para ese observador que está detrás de tus propios ojos.


Hasta la próxima,


Marcelo Aguirre


Referencias

  • Puddicombe, Andy (2016). The Headspace Guide to Meditation and Mindfulness

  • Hayes, Steven (2011). Acceptance and Commitment Therapy. The Process and Practica of Mindful Change - 2nd. ed.


Cursos online que te pueden interesar


186 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page