• Marcelo Aguirre

Las cuerdas de la lira. La tiranía de la exigencia


Los antiguos filósofos pitagóricos del sur de Italia (allá por el siglo VI a.C.) tenían muy en claro la importancia de la mesura como condición de la armonía. Y esto en un sentido muy concreto: ensayaban distintas intensidades de fuerza para estirar las cuerdas de una lira. Observaron que la calidad y grado de agudeza de la nota musical del instrumento resultaba no sólo de la longitud de la cuerda —a menor longitud, más agudo, menos grave el sonido de la cuerda— sino también de la fuerza con la que se estiraba la cuerda. Sometida a un trabajo extremo —demasiado estirada— la cuerda se rompía; a la vez que, sometida a un trabajo deficiente —demasiado suelta— el sonido resultante era consiguientemente soso y poco afinado.



Así como la cuerda de una lira se rompe por exceso de tirantez, y desafina por falta de ella, así también, para encontrar nuestra propia 'armonía' en el día a día, es necesario que hallemos un punto equilibrado, moderado, respecto a las exigencias internas y externas a las que estamos sometidos.



Rigidez y flojera: dos vías hacia el estrés


La palabra estrés originalmente fue empleada en el ámbito de la física para referirse de la pre