• Marcelo Aguirre

Importancia y funciones del sueño


La ciencia biológica contemporánea ha confirmado una verdad sabida por todas las culturas antiguas: la actividad rítmica es una de las propiedades fundamentales de todo ser vivo. Entre los mamíferos, particularmente, existe una gran cantidad de ritmos biológicos relacionados con la conservación de la especie y del individuo. Fundamental para mantener el equilibrio neurológico del individuo es la alternancia sueño-vigilia.

Neurofisiología del sueño

En el hombre el ciclo sueño-vigilia está dentro del ritmo circadiano, de 20 a 28 hs, con gran concentración de serotonina cerebral. Estudios actuales de laboratorio demostraron que un hombre/mujer al cabo de unos días de ser interrumpidos en el dormir y privados de horas de sueño, comenzaban presentar claras muestras de creciente irritabilidad y cada vez menor dominio de la impulsividad. Al terminar las interrupciones del sueño, los sujetos sometidos a experimentación parecían intentar recuperar el sueño perdido. De hecho es hoy indiscutible que la actividad de dormir ―en la que se incluye el soñar― goza de gran importancia para mantener el equilibrio psiconeurológico. No en vano el hombre duerme alrededor de 8 hs diarias, y a lo largo de su vida dedica un poco más de un tercio de tu tiempo vital a esta 'actividad'.

El sueño ―entendido como dormir― tiene relación a las dos fases por las que pasa nuestro sistema neurológico en el momento en que abandonamos el mundo de la consciencia para pasar al mundo del sueño. Cuando dormimos nuestra conciencia del mundo exterior se debilita, permaneciendo sólo de modo residual, lo que posibilita que podamos despertarnos, por ejemplo, ser llamados por nuestro nombre; la capacidad de vigilia y adaptación tienden a ser nulas; disminuye el tono muscular y aumenta la relajación de la musculatura, excluyendo los esfínteres; aumenta el metabolismo cerebral. El electroencefalograma (EEG) permite distinguir dos grandes tipos de frecuencia de ondas cerebrales llamadas: fase de sueño rápido, en la que se observan ondas cerebrales rápidas y movimientos oculares rápidos (de allí que se la denomine en siglas fase MOR, o REM en inglés); y fase de sueño lento en la que se observa lentitud de ondas cerebrales (fase SOL: sueño de ondas lentas, o fase no-REM).

Al parecer, la alternancia de ambas fases a lo lardo del dormir permite descansar alternadamente cerebro y cuerpo. Durante la fase de ondas rápidas y movimientos oculares rápidos (REM) se producen las imágenes oníricas, disminuye el tono muscular y aumenta la relajación corporal, y es más difícil despertar. Empero durante la fase de sueño lento (SOL), disminuye la producción de imágenes, el soñante suele cambiar de posición corporal, y es más fácil despertar.

Durante el dormir nocturno ordinario ―de aproximadamente 7 hs promedio― las neurociencias distinguen las siguientes fases [1]:

i) primero, 120 min de sueño lento (SOL); ii) 17 min de sueño rápido (MOR); iii) 100 min de sueño lento (SOL); iv) 21 min de sueño rápido (MOR); v) 48 min de sueño lento (SOL); vi) 22 a 28 min de sueño rápido (MOR); vii) 48 min de sueño lento (SOL); viii) finalmente, 22 a 28 min de sueño rápido (MOR), ix) y sobreviene el despertar.

Cabe destacar que en las fases del dormir, el sueño se hace progresivamente más profundo. Las imágenes que se producen en la fase viii, de movimiento oculares rápidos, justo antes del despertar, son las que comúnmente solemos recordar y no tanto las producidas en las fases MOR anteriores. En la primera fase se produce una transición de la vigilia al sueño acompañada por la curiosa aparición de imágenes que a veces el sujeto confunde con sensaciones del mundo externo; son algo así como ilusiones volátiles, inconexas, que apenas guardan relación entre sí y que además, a diferencias de los sueños propiamente dichos, no guardan relación con nuestras experiencias cotidianas, y carecen de importancia hermenéutica; se conoce a esta fase con el nombre de estado hipnagógico. Este fenómeno se produce antes de entrar en sueño profundo, y ocasionalmente también unos minutos antes d