• Marcelo Aguirre

Desmitificando a los eneatipos


¿De dónde surgieron las tan popularizadas 'mitificaciones' (visiones estereotipadas) de los tipos de personalidad del eneagrama? Según mi parecer, se originaron en innecesarias generalizaciones de las primeras descripciones sistemáticas de los 'eneatipos', centradas en un enfoque marcadamente patologicista (particularmente Naranjo), que pretendían relacionar cada tipo con patrones neuróticos de conducta, según la óptica de la clínica psiquiátrica de la época.

Afortunadamente, hoy se está está haciendo un gran esfuerzo por desmitificar y, además, despatologizar las descripciones básicas de los tipos de personalidad del eneagrama. Parte de este esfuerzo se plasma en estos fragmentos que ahora les comparto a continuación, tomado de David Daniels & Virginia Price (2010), Eneagrama esencial (edición revisada; Barcelona: Urano).

Los que ya conocen el Eneagrama, seguramente sacarán gran provecho de estas líneas para eliminar estereotipos y prejuicios que obstaculizan el correcto uso del sistema de los 9 tipos humanos. Por otra parte, tener en cuenta estas notas puede sernos de gran utilidad para abrir la mirada que tenemos acerca de nosotros mismos y de los otros, es decir, para mirarnos más objetivamente, en nuestra complejidad, evitando caer en el prejuicio y los estereotipos. Recordemos que la función del Eneagrama de la Personalidad, como bien decían Riso y Hudson, no es encerrarnos en una caja (los estereotipos), sino mostrarnos la caja en la que ya estamos y la salida.

Los estereotipos muchas veces producen, de un modo u otro, discriminación, y cierran posibilidades de crecimiento. Por el contrario, estemos siempre abiertos a sorprendernos de la «novedad del ser», de la que nos hablan los filósofos existencialistas del siglo XX, sosteniendo una esperanza realista en la posibilidad del 'cambio' como parte esencial del proceso de desarrollo de nuestras más valiosas potencialidades.

Veamos las desmitificaciones que nos presentan Daniels & Price:

UNO

«A los Uno muchas veces se los califica de 'fanáticos del orden' y de inflexibles. En realidad, a qué se adhieren rígidamente y consideran correcto o incorrecto depende mucho de los valores y criterios de cada Uno, lo que suele variar muchísimo. Así, por ejemplo, si la persona Uno tiene el criterio de que ser flexible es la manera correcta de ser, y que mantener el orden y la pulcritud es una pérdida de tiempo, no es particularmente ordenada o pulcra y critica la inflexibilidad de los demás.»


DOS

«Suele creerse que los Dos sólo dan para recibir algo y que en el fondo son personas muy necesitadas. En realidad, los Dos dan por generosida