• Marcelo Aguirre

Los valores son lentes. Enfoque axiológico del Eneagrama


Los valores desde tres perspectivas

Hace unos años ha surgido en el ámbito de la Psicología un interesante enfoque que relaciona los valores con los estilos de personalidad —particularmente en el campo de la Psicología Organizacional—. También podemos hallar este valioso enfoque axiológico en relación a los estilos de personalidad del Eneagrama. Tal es el caso del aporte que realiza Jerome Wagner (2010) en su obra «Nine Lenses on the World: The Enneagram Perspective», a la que seguiremos de cerca a en este artículo.

Ahora bien, ¿qué son los valores? El autor nos ofrece la siguiente definición general:

Los valores son tendencias que motivan y organizan, y ocupan un lugar central en cada estilo de personalidad, guiando nuestras energías, percepciones, actitudes, respuestas emocionales, y conductas. Organizamos nuestra vida alrededor de esos valores que yacen en la raíz de quiénes somos y de quiénes nos esforzamos por ser. (Wagner, 2010)

Ahora bien, cabe aclarar que no hay un único enfoque o perspectiva de los valores. De hecho, cuando hablamos de valores podemos enfocar el tema desde, por lo menos, tres perspectivas complementarias: filosófica, psicológica y espiritual.

Desde una perspectiva filosófica, tanto en la cultura griega antigua como en el medioevo judeo-cristiano-islámico, se distinguieron cuatro cualidades principales del Ser —'big four'— mediante las cuales éste se manifiesta en el mundo: Unidad, Bondad, Verdad y Belleza —lo que en Edad Media ha recibido el nombre de Trascendentales del Ser—, cualidades de las que todos los seres del universo participan en diverso grado.

Nuestro ser individual [escrito con minúscula] participa de ellas [las 'big four'], y busca retornar al Ser [con mayúscula]. (Wagner, 2010)

El Eneagrama, por su parte, —abrevando en la tradición sufí— distingue no cuatro sino nueve cualidades o atributos esenciales del Ser, cada uno de los cuales tiene dos aspectos inseparables, como si fuesen dos caras de la misma moneda: las Ideas trascendentes y las Virtudes. Y, siguiendo la tradición platónica, podemos afirmar que, en tanto somos seres finitos, participamos en diverso grado de las cualidades o atributos del Ser infinito, y en virtud de dicha participación metafísica todos los seres aspiramos a una perfección y plenitud trascendente.

Desde una perspectiva psicológica,

[...] la naturaleza humana se manifiesta en nueve modos diferentes. Cada uno de los nueve estilos representan un modo de ser en el mundo con una particular cosmovisión y una correspondiente manera de experimentar, percibir, entender, evaluar y responder al mundo. (Wagner, 2010)

Esto es, cada estilo de personalidad del Eneagrama puede verse como un modo general de posicionarse frente a la existencia y de interpretar, dar sentido, e interactuar con la experiencia. Y en todo ello, intervienen unos factores clave, los valores, cada uno de los cuales está asociado a un determinado 'lente' o perspectiva acerca de la realidad en general.

Nuestras perspectivas y motivaciones están influenciadas por los valores por los que estamos atraídos y a los cuales apreciamos. Buscamos y vamos tras de aquello que es importante para nosotros. Visto a través de los lentes del Eneagrama, surgen nueve grupos de valores. (Wagner, 2010)