Ansiedad: ¿TCC y/o medicación?

Les dejo un interesante artículo sobre el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos de ansiedad ―el cual ha dado muestras empíricas de gran efectividad en esta área y muchas otras áreas de la clínica―, y su relación con la medicación.

 

 

 

 

« Aunque los medicamentos pueden ofrecer un alivio de la ansiedad, también pueden interferir con logros duraderos. Investigaciones actuales sugieren que esto es probable porque los medicamentos con frecuencia reducen las oportunidades de aprender, practicar y desarrollar nuevas habilidades. Además, cuando las personas enfrentan sus miedos estando bajo los efectos de la medicación, tienden a pensar que los fármacos son la razón de su éxito. Por ejemplo, imagina que has progresado en trabajar con alguno de tus miedos en tu escala personal de situaciones temidas. Si realizas logros en este ámbito estando bajo los efectos de la mediación, probablemente pensarás que tu progreso es debido al fármaco y no a tus habilidades o a tu práctica de afrontamiento.

 

Parte importante de superar la ansiedad es aprender a tolerar los sentimientos ansiosos. Si las medicaciones reducen tus sentimientos de ansiedad, entonces no tendrás la oportunidad de aprender que eres capaz de tolerar y manejar esos sentimientos. Para desarrollar habilidades de control de la ansiedad necesitas sentirte ansioso y aprender cómo reducir y/o tolerar la ansiedad que sientes. Si estás tomando medicación, no podrás apreciar completamente los efectos de la conciencia plena (mindfulness) y la aceptación, la respiración controlada, la relajación muscular progresiva, la imaginería, el cambio de pensamientos ansiosos, y la superación de la evitación. Un beneficio de un alto nivel inicial de ansiedad es que el mismo incrementa nuestra motivación para aprender y practicar estrategias de afrontamiento. Cuando estamos muy ansiosos nuestro deseo de aprender nuevos métodos de manejo de la ansiedad es también muy alto.

 

La efectividad de una intervención, incluyendo la medicación, se mide por los índices de recaída, así como por su efecto inmediato. Los índices de recaída dan cuenta del número de personas ayudadas por una intervención que reexperimentaron los mismos síntomas después que el tratamiento finalizó. Las personas que fueron tratadas exitosamente por sus trastornos de ansiedad sólo con medicación experimentaron altos índices de recaída. Esto es, la mayoría de las personas que se beneficiaron de la medicación como su único tratamiento para la ansiedad tienen un retorno de la ansiedad dentro del año siguiente al cese de la toma de la medicación. Por el contrario, los estudios muestran que la mayoría de las personas tratadas exitosamente con Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) para la ansiedad, permanecen libres de ansiedad hasta un año después de la finalización el tratamiento. En otras palabras, una vez que lograste mejorar con ayuda de la TCC, es más probable que permanezcas mejor. No puede decirse lo mismo de la medicación.

 

Una advertencia adicional respecto de la medicación para la ansiedad es que se debe estar atento a una potencial adicción. Muchos de los medicamentos recomendados para tratar la ansiedad son tranquilizantes. Los tranquilizantes potencialmente generan adicción. Las personas que toman tranquilizantes por un largo período de tiempo pueden desarrollar tolerancia, lo que significa que se necesitará cada vez más cantidad de tranquilizantes para producir un efecto relajante. Además, después de tomar medicamentos tranquilizantes durante un largo período de tiempo, muchas personas experimentan síntomas de abstinencia si abruptamente dejan de tomar la mediación. Los síntomas de abstinencia incluyen: nausea, sudoración, nerviosismo, y un intenso deseo de la medicación.

 

Esto no significa que la medicación nunca deba ser utilizada en el tratamiento de la ansiedad. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones sugieren que cuando se utiliza medicación para la ansiedad, ésta debe ser usada por un corto período de tiempo, esto es, por algunas semanas y no por años. Más aún, las investigaciones indican que la medicación raramente sería suficiente para crear logros duraderos. Aprender habilidades de control de la ansiedad mediante la TCC debería ser parte del plan de tratamiento para maximizar las probabilidades de conseguir resultados más duraderos.»

 

Greenberger D., & Padesky, Ch. (2016).
 
Mind Over Mood, New York: The Guilford Press.

 

Traducido por Marcelo Aguirre

 

 

Please reload

Entradas destacadas